viernes, 11 de diciembre de 2015

SORBUS DOMESTICA (Serbal común) EN MORATALLA Y SIERRA ESPUÑA. Fotos de la floración en abril-mayo y de la fructificación en septiembre-octubre

Es uno de los árboles que más me gustan especialmente cuando en otoño adquiere esos tonos dorado-rojizos característicos. De distribución principalmente en el centro y sur de Europa, en nuestra Península se encuentra en su mitad orientalSe trata de un árbol mediano, de hoja caduca y de forma redondeada, con ramas extendidas y ascendentes. A diferencia de las otras especies de serbal presentes en nuestra Región (S. aria y S. torminalis) sus hojas son compuestas, imparipinnadas y con folíolos serrados (en los dos tercios superiores), oblongos, acuminados (que acaban en punta) y con los márgenes dentados. Florece en primavera con flores pequeñas de color blanco crema reunidas en corimbos y fructifica en pomos carnosos, piriformes verdes que adquieren al madurar un color rojo castaño. Es un árbol cultivado en huertas de montaña y se encuentra disperso en barrancos, taludes y bosquetes riparios. Está localizado sobre todo en Sierra Espuña, el Noroeste y en la Sierra del Gigante. El fruto, rico en vitamina C, es comestible pero muy áspero al gusto por lo que deben comerse sobremaduras o después de las primeras heladas cuando pierde su astringencia. También es usado para fabricar mermeladas, aunque su producción y comercialización es meramente anecdótica. La concentración en taninos y pectina de sus frutos le confieren propiedades medicinales para el tratamiento de enfermedades intestinales que cursan con diarreas e irritación intestinal. Su madera es dura y blanca (aunque adquiere tonos rojizos tras su vaporización), muy apreciada para tornear por lo que es utilizada en la fabricación de muebles, siendo una de las maderas más apreciadas y caras del continente europeo.