lunes, 20 de mayo de 2013

CRATAEGUS MONOGYNA (Majuelo, Espino albar) EN FUENTE MELLINAS (MORATALLA), el 15-5-2013 Y EN LA ENCARNACION (CARAVACA) el 2-9-2014

Pocos árboles o arbustos pueden presumir de tantos usos como el Majuelo. Arbol de tamaño pequeño a mediano, con una floración primaveral espectacular por lo que tiene un importante uso paisajístico y en los llamados jardines sostenibles (por su poca exigencia de mantenimiento), así como en jardines de otoño-invierno por el bonito cromatismo anaranjado, asociado con su oscuro tronco y el rojo de sus frutos (que sirven además de alimento para la avifauna). También se usa como seto defensivo por las espinas que posee. Es además una especie muy apreciada como bonsái. Las hojas son comestibles en ensaladas, en infusiones y sus frutos tostados como sustitutivo del café. Tiene además un uso medicinal por sus propiedades cardiotónicas. En la mitología celta formaba parte de la tríada de árboles dedicados a las hadas, junto al roble y el fresno, siendo empleado en las bodas y festividades dedicadas a la fertilidad. La tradición católica también lo nombra ya que habla de que fue en un espino donde la Virgen María puso a secar la ropa del niño Jesús, por lo que tiene la propiedad de estar protegido contra los rayos.