jueves, 8 de enero de 2015

GLOBULARIA ALYPUM (Coronilla de fraile) EN DIVERSAS PUNTOS DE LA REGION. Fotos de Diciembre a Febrero y de Agosto el fruto

Me encanta la simetría y el color de las flores de esta especie que, cuando está en flor no se puede confundir con ninguna otra planta, dados sus preciosos y característicos capítulos azules que podemos ver desde el otoño hasta la primavera entre las matas de los pinares e incluso en matorrales abiertos en zonas secas y soleadas y sobre suelos calcáreos, margosos o yesosos. Las hojas, lanceoladas y estrechas, son de consistencia coriácea (recio pero flexible, como el cuero) propia de las plantas que se desarrollan en ambientes secos. Tras las lluvias de septiembre comienza a revivir floreciendo en otoño y continuando con su floración hasta marzo y abril. Es una planta nativa de la cuenca del Mediterráneo en Grecia, Francia y España y Norte de Africa. El fruto es un aquenio rodeado por el cáliz persistente. Se ha usado en medicina popular como purgante y laxante. También se ha utilizado para combatir el reumatismo (en los años 40 se preparaba a tal efecto un producto llamado Prasoide utilizado para combatir el reumatismo, la fiebre artrítica y la gota). No obstante parece ser que su consumo produce irritaciones y trastornos del tracto digestivo con vómitos y diarreas.